Urabá


Geología del petróleo

Roca Generadora

En los pozos Apartadó-1 y Chigorodó-1 se perforaron lutitas con características de roca generadora. La información geoquímica del pozo Necoclí-1, perforado al norte de la Cuenca de Urabá, sobre tres muestras analizadas, indica la presencia de rocas generadoras de edad Mioceno. Aunque los valores de reflectancia de la vitrinita (%Ro) apuntan a que estas rocas están inmaduras, la extrapolación de los datos de madurez sugiere que las rocas pueden alcanzar la ventana de generación de aceite a una profundidad entre 8500 y 9000 pies.

Roca Reservorio

La secuencia sedimentaria perforada por los pozos costa adentro Apartadó-1 y Chigorodó-1, corresponde a una sucesión monótona de areniscas intercaladas con arcillolitas localmente limosas. Las rocas siliciclásticas varían de cuarzoarenitas a arenitas líticas, de tamaño de grano fino a conglomerático. ECOPETROL (1982) con base en criterios litológicos, electro-faciales y sísmicos subdividió informalmente la secuencia de estos pozos, en cuatro unidades denominadas A, B, C y D (Figura 2). Los niveles de areniscas de estas unidades pueden eventualmente actuar como reservorios de hidrocarburos.

Roca Sello

La secuencia perforada por los pozos Apartadó-1 y Chigorodó- 1 contiene arcillolitas intercaladas con areniscas lo que conformaría sellos locales para las acumulaciones.

Trampas

La información sísmica de la Cuenca Urabá muestra que el basamento está inclinado regionalmente hacia el noreste, creando por flexión espacio para acomodar sedimentos en esa dirección. El basamento aflora hacia el margen suroeste de la cuenca.

Fallas normales de bajo desplazamiento y vergencia variable que truncan la secuencia sedimentaria contra el basamento, son interpretadas a partir de la sísmica. Estas estructuras conforman trampas estratigráfico-estructurales, que afectan la parte inferior de la sucesión estratigráfica.

La somerización de la cuenca hacia el suroeste permite el acuñamiento de las rocas más jóvenes contra el basamento. Esta geometría favorece la presencia de trampas estratigráficas. El mapa de contornos estructurales muestra la distribución de plays en la cuenca, de acuerdo con lo observado en la sísmica (Figura 3). Éstos corresponden con geometrías asociadas a acuñamientos de la secuencia sedimentaria contra el basamento (trampas estratigráficas), en especial hacia el margen suroeste de la cuenca y truncamientos contra el basamento por fallamiento normal (trampas estratigráfico-estructurales). En la parte costa afuera de la Cuenca Urabá, las trampas corresponden con pliegues asociados a fallas inversas con control estratigráfico, acuñamientos y posibles crecimientos coralinos desarrollados contra la pendiente estructural del basamento.

Buscar en el sitio:

Mapas

Documentos

Imagenes

Figura 2 Figura 3